Ir al contenido
ebay réplica de relojes rolex réplica de relojes de lujo para hombre réplica de relojes blancpain réplica de reloj 32 réplica rolex réplicas de relojes de confianza diferencia entre rolex original y replica hublot all black replica réplica de reloj rolex presidencial para hombre falsos relojes rolex

7 trucos sencillos para mantener siempre la conversación con él

7 sencillos trucos para mantener siempre la conversación con él

Una de las cosas más incómodas a las que te puedes enfrentar cuando conoces a un chico nuevo es un silencio incómodo. No hay nada que te aterrorice más. A veces, evitarás conocer a alguien nuevo durante un tiempo, por miedo a quedarte sin nada que decir.

No te preocupes, no estás solo. Somos muchos los que tememos quedarnos sin nada que decir o, lo que es peor, decir algo equivocado debido a la presión autoinfligida y hacer el ridículo. Así no se deja buena impresión.

Antes estaba convencida de que había algo malo en mí por no ser capaz de encontrar las palabras adecuadas en el momento oportuno y arruinar algo potencialmente bueno. Pero me he dado cuenta de que todos los problemas tienen solución, como éste.

Todo el mundo se enfrenta a silencios incómodos y busca ese gran tema de conversación, pero no muchos lo consiguen. Pero tú puedes tenerlo. Hay una forma de solucionarlo. Ten paciencia.

No saber qué decir puede perjudicar seriamente tu vida social y tus perspectivas de citas futuras. Pero una vez que aprendas a mantener una conversación fluida en cualquier momento, enriquecerás tu vida social, aumentarás la confianza en ti mismo y, probablemente, ¡encontrarás una nueva pareja romántica más pronto que tarde!

En primer lugar, tienes que saber qué es lo que te hace quedarte sin cosas que decir.

Después de investigar esto a fondo, he llegado a la conclusión de que no es la falta de cosas que decir lo que está perjudicando tus habilidades conversacionales, sino las cosas que estás miedo de decir...porque hay un filtro dentro de ti que te impide decirlas. Tiene sentido, ¿eh?

Lo que haces es que, inconscientemente, lo compruebas todo primero contigo mismo, asegurándote de que lo que quieres decir es genial, interesante e impresionante y que realmente merece la pena decirlo. ¿Y cómo afecta eso a tus habilidades conversacionales? Las mata.

Al no permitirte ser espontáneo y pensar siempre dos veces antes de decir algo, porque no quieres que piense que eres un ignorante, estás arruinando el flujo natural y la progresión de la conversación.

Piénsalo: ¿cuántas veces te has impedido decir algo que en realidad es totalmente correcto e inofensivo, pero no estabas 100% seguro de ello, así que te contuviste?

Deja de hacer eso. Permítete decir lo que te venga a la mente, porque si sigues filtrándote, él nunca va a llegar a conocerte de verdad. ¿Y qué sentido tiene eso?

Otra cosa que causa problemas es que no seas capaz de desconectar del todo de las cosas relacionadas con el trabajo o de las cosas que te molestan ese día. Cuando tienes algo en mente todo el tiempo y no estás dispuesto a dejarlo ir, siempre va a rondar en tu cabeza y crear una distracción para disfrutar plenamente de las cosas y dejarte ir.

Si has tenido un día difícil en el trabajo, o alguien te está molestando, ocúpate de ello a su debido tiempo, para que cuando llegue el momento de tu cita o de una reunión social, puedas dedicarte plenamente y sin distracciones innecesarias.

Puede que todo esto le parezca demasiado para asumirlo ahora mismo, pero después de leer detenidamente las siguientes 7 soluciones a su problema, ¡le resultará mucho más fácil adaptarse y mejorar sustancialmente sus habilidades conversacionales!

1. A veces, simplemente no eres compatible conversacionalmente y eso está bien.

A veces en la vida, simplemente no hay química entre dos personas y no tiene sentido forzar algo que se siente mal. Lo mismo vale para hacer que la conversación fluya.

Cuando se reúna el hombre adecuadoSi no tienes química con él, sentirás esa química y también sabrás cuándo tienes que fingir, lo que es una señal de alarma desde el principio. Así que, primero asegúrate de que tienes ese clic con él que hace que valga la pena pasar por todos estos problemas para entablar una buena conversación con él.

Si no hay química conversacional, probablemente tampoco seréis compatibles en otros aspectos.

A medida que avances en el proceso de las citas, te encontrarás con todo tipo de chicos y no todas las experiencias serán iguales. Algunas valdrán la pena, otras no, y no pasa nada. De la experiencia se aprende, así que nunca dejes que las malas citas te desanimen a volver a intentarlo.

En lugar de centrarte en todas esas citas en las que la conversación fue árida y no había nada que valiera la pena decir, céntrate en todas aquellas en las que la conversación fluyó.

Cuando te das cuenta de que con algunos chicos no va a funcionar, te lo pones más fácil a la hora de volver al mercado. Cuando no hay química, no lo fuerces. Con el hombre adecuado, no tendrás que esforzarte tanto.

2. Aprender a escuchar

7 trucos sencillos para mantener siempre la conversación con él

Esto es lo que la mayoría de la gente no acaba de entender. La mayor parte de una conversación consiste simplemente en escuchar.

La mayoría de las mujeres se centran en lo que no deben. Todas intentan pensar en cosas que deberían decir, en lugar de aprender a escuchar a su pareja y dejar que sea eso lo que impulse la conversación.

Hacer preguntas es una forma estupenda de entablar un diálogo. Evita las preguntas que puedan responderse simplemente con un "sí" o un "no", y haz aquellas intrigantes que le hagan hablar un poco más en profundidad.

Hágale preguntas sobre sus pasiones, pregúntele qué le hace levantarse por las mañanas. Pregúntele por su infancia y su vida familiar. Intenta que hable de su lado más íntimo, eso hará que la conversación fluya sin problemas pero también os ayudará a conectar a un nivel más profundo y a conoceros más personalmente.

Aunque las preguntas son una buena forma de despertar su interés y entablar una conversación de calidad, asegúrate de no parecer demasiado interrogativo.

No querrás que se sienta como si le estuvieran interrogando por el papel de tu marido, entrometiéndose demasiado antes de tiempo.

Conoce tus límites y deja las preguntas más personales e íntimas para más adelante, cuando os sintáis cómodos el uno con el otro.

Relacionado: ¿Cómo es la química para un hombre? Una visión completa

3. No dejes que el silencio te asuste demasiado

Sepa que no todos los momentos tienen que estar llenos de palabras. No hay ninguna regla que diga que no puedes estar callado unos segundos. Nadie pensará mal de ti y lo más probable es que él sienta exactamente la misma presión que tú.

Así que relájate y date cuenta de que no es para tanto. Hay muchas formas de llenar esos segundos en los que no tienes nada inteligente que decir.

Puede tomarse su tiempo para masticar la comida (de todas formas, a nadie le parece atractivo que uno hable con la boca llena) o dar un sorbo a su bebida y luego servirse un poco más. Dale un segundo para que se le ocurra qué decir; nadie tiene lo correcto preparado para decir en todo momento de todos modos.

A veces, deja que sea él quien hable. Cuando estás tan concentrada en intentar pensar en cosas ingeniosas que decir, le estás negando la oportunidad de decir realmente algo significativo y a nadie le gusta que le interrumpan.

Así que escucha más y habla menos. A veces, eso es todo lo que hace falta.

4. Repite lo último que dijo

7 trucos sencillos para mantener siempre la conversación con él

Esta es una buena forma de mantener la conversación cuando hay una pausa y no puedes soportarlo: ¡repite su última frase!

Si te quedas sin palabras y te cuesta mantener la conversación, recurre a esto. Repetir la última frase que alguien ha dicho es muy probable que le haga continuar, ya que lo tomará como un empujón de que te interesa lo que tiene que decir y seguirá hablando de ello.

Y si es una persona habladora por naturaleza, estás de suerte. Probablemente ni siquiera necesite ese empujoncito para seguir hablando, pero puedes utilizarlo por si acaso.

Así que si dice algo como: "Mientras me alejaba de la escena, un tipo vestido de payaso saltó delante de mí, de la nada, gritó y desapareció en la niebla...", tú sólo tienes que decirle: "¡¿Un payaso saltó delante de ti de la nada?!", y así seguirá explicando la historia.

Además de hacer que siga hablando y evitar silencios incómodos, también le demostrará que estás escuchando lo que tiene que decir y que te interesa oírlo. Así que todos salimos ganando.

5. Hacer más preguntas, en función de sus respuestas

 

Esta es una buena continuación de la anterior. Cuando te responda a una pregunta, utilízala como ejemplo de lo que le vas a preguntar a continuación. Es una forma probada de mantenerlo activo sin tener que intervenir demasiado.

Si te está contando una historia y parece que se acerca al final, pregúntale por lo último que ha dicho en la historia. Haz que se explaye, interésate por cómo habrían ido las cosas si no hubiera hecho esa cosa.

Ni siquiera se dará cuenta de que le dejas hablar a él, sin compartir demasiado. Verá que participas en la conversación, pero no se dará cuenta de que es él quien habla más.

Es una forma genial de mantener el interés, ¿no crees?

Le estás dejando hablar de sí mismo (a los hombres les encanta) y, por tanto, le estás haciendo feliz. Al mismo tiempo, estás aprendiendo mucho sobre él y la cita va sobre ruedas.

Y cuando por fin no tenga nada más que decir, tú tendrás de sobra, ya que estabas muy ocupado siendo el gran oyente que eres. Así que no puedes equivocarte con este método.

Genio, lo sé.

6. Hazlo lo más divertido posible

7 trucos sencillos para mantener siempre la conversación con él

A veces, las conversaciones necesitan un poco de picante. Así que añadir el factor diversión hará que sea mucho más interesante para los dos.

Juega un poco. Hazle preguntas hipotéticas como:

- Si le obligaran a comer una sola comida el resto de su vida, ¿cuál sería y por qué?
- Si le tocara la lotería, ¿en qué sería lo primero que se gastaría el dinero?
- Si usted fuera presidente durante una semana, ¿qué cambios aplicaría, si los hubiera?

Incluso puedes decirle abiertamente lo mucho que te gustan los juegos divertidos y proponerle jugar a '¿prefieres?" o "21 preguntas".

¿Quién diría que no? Además de garantizar un buen rato de calidad juntos, sin pausas incómodas, también os permitirá divertiros el uno con el otro, estar en un ambiente relajado y reíros.

¡Es una gran victoria! ¡Sinceramente, no sé a qué estás esperando! ¿Quién no quiere pasar toda una cita riéndose con un chico? Aumentará las posibilidades de una segunda cita y profundizará la química que ya estáis sintiendo.

Y lo bueno es que ninguna de esas preguntas es de carácter serio o interrogativo, así que ninguno de los dos se sentirá presionado para responderlas.

Están hechos simplemente para animar el ambiente y hacer que os sintáis lo más cómodos posible el uno con el otro. Puede resultar en una sensación realmente agradable sobre la fecha después y crear una gran conversación. ¡Bien!

7. Elogiarle siempre es una ventaja

Si el chico parece un poco incómodo y nervioso al principio, ¡hazle un cumplido! Además de hacerle sentirse bien consigo mismo, será una buena manera de romper el hielo.

Me parece que se hace tanto hincapié en que los hombres hagan cumplidos a las mujeres (pero sin cruzar ninguna línea de comportamiento normal y aceptable) y no hay suficientes mujeres que hagan cumplidos a los hombres.

A los hombres también les gusta oír que están guapos. Al fin y al cabo, son humanos. Por muy agradable que sea escuchar un cumplido suyo, asegúrate de devolverle el favor y hazle saber lo bien que está y lo bien que huele. Aumentará su confianza y le resultará más fácil entablar una conversación.

Los cumplidos pueden llegar muy lejos, te lo aseguro.

Aligerará inmediatamente el ambiente, probablemente os hará soltar alguna risita (¡lo cual es muy bonito y adorable, para los dos!) y os facilitará la conversación.

También puedes felicitarle por el restaurante que ha elegido, decirle lo buena que es la comida o simplemente elogiar sus modales y su amabilidad. No hay forma de equivocarse con ninguno de ellos.

Ahora que ya hemos hablado de lo que DEBES hacer para mantener la conversación, repasemos rápidamente lo que NO DEBES hacer.

En primer lugar, nunca debes hablar de tu ex.

Aunque parezca una obviedad, te sorprendería saber cuánta gente sigue mencionando a sus ex en las citas.

Claro, está bien sacar el tema después de haber tenido al menos unas cuantas citas, pero cuando os estéis conociendo, mantente alejado de los ex-archivos.

A ningún chico le gusta oír hablar de los chicos con los que te acostaste antes que él, ¡cuando está intentando cortejarte!

Por inocente que pueda parecer, detente siempre y di otra cosa en su lugar. No dejará una buena impresión en tu cita, créeme, y me lo agradecerás más tarde.

Tampoco hables de dinero.

Otro consejo útil: no menciones el dinero. Nunca le preguntes cuánto gana y no menciones tu situación económica.

Son cosas que deberías discutir más adelante, cuando las cosas se pongan más serias. Pero por ahora, no te compliques.

A nadie le gusta hablar de dinero en las primeras citas; arruina el ambiente y le da una impresión equivocada. Y si sólo buscas salir con tipos de cierto éxito financieroestás en esto por la razón equivocada.

Primero conócelo y decide si te gusta como persona. Lo que gane no debería ser un factor a tener en cuenta a la hora de seguir saliendo con él, pero bueno, ¡cada uno a lo suyo!

Manténgase alejado de la política.

Si eres muy político y tienes opiniones firmes, está bien, pero guárdatelo para tus amigos. No despotriques contra un tipo que acabas de conocer en un bar.

Es un tema demasiado pesado para conocerse y demasiado intenso. Céntrate en otras cosas y espera al menos tres o cuatro citas antes de ponerte en plan político. E incluso entonces, no se lo cuentes todo de golpe.

Pasitos de bebé, como se suele decir. Inicie la conversación y vea cómo responde. Su reacción te dirá si debes abandonar el tema o seguir adelante.

7 trucos sencillos para mantener siempre la conversación con él