Ir al contenido
ebay réplica de relojes rolex réplica de relojes de lujo para hombre réplica de relojes blancpain réplica de reloj 32 réplica rolex réplicas de relojes de confianza diferencia entre rolex original y replica hublot all black replica réplica de reloj rolex presidencial para hombre falsos relojes rolex

5 formas inspiradoras de tener una fe inquebrantable

5 maneras inspiradoras de tener una fe inquebrantable

La mayoría de la gente empieza a perder la fe en cuanto Dios no responde a sus oraciones y no les da lo que han pedido.

Sin embargo, cuando se tiene una fe inquebrantable, algo así nunca sucederá.

Si tienes una fe inquebrantable, significa que siempre confías en el Señor, nunca cuestionas Sus decisiones y estás seguro de las promesas de Dios, El plan de Diosy El amor de DiosPase lo que pase.

He aquí algunos de los fundamentos básicos de una fe inquebrantable.

La fe es tu luz al final del túnel

mujer cerrando los ojos con el foco en la cabeza contra la pared blanca y tienen el pelo rizado

Uno de los citas de fe de los versículos de la Biblia dice: "Pide al Espíritu Santo que te guíe. Él te guiará en una oración de lamento. Él abrirá tu corazón a Dios". - Juan 16:13

Cuando eres un verdadero creyente, tu fe siempre te guía, pase lo que pase. Te da un tipo de optimismo que ni siquiera sabías que existía.

No, esto no significa que nunca pases por malas rachas. Al fin y al cabo, no eres más que un ser humano.

Así que, al igual que el resto de nosotros, usted también experimenta pesimismo.

Por mucho que luches contra ello, también experimentas pensamientos y emociones negativas.

Sin embargo, la diferencia entre tú y los que no tienen una fe inquebrantable es enorme.

A pesar de todo, no dejas que esta negatividad se apodere de ti y no le das la oportunidad de abrumarte.

De hecho, incluso en tus horas más oscuras, tu fe en Dios está siempre presente.

Es lo que te mantiene a flote y evita que caigas en la desesperación.

Siempre que te sientes perdido y sin ninguna esperanza, hay una luz al final del túnel que te da un rayo de optimismo.

Siempre que sientas que no puedes más, tu fe está ahí para darte la fuerza que necesitas.

Siempre que sientas que estás a punto de caer al vacío, tu fe está ahí para ayudarte a resurgir de las cenizas.

Confiar en el amor de Dios más que en uno mismo

vista lateral de una mujer rezando dentro de un establecimiento difuminado

Una de las características más importantes de la fe inquebrantable es el hecho de que confías más en el amor de Dios que en ti mismo.

Así que imagina cuánto lo amas.

Ya ves, los que no son creyentes siempre piensan que tienen razón.

Dan por sentado que saben lo que les conviene y que rara vez se equivocan.

Sin embargo, cuando uno tiene tanta fe como tú, es perfectamente consciente de que la verdad es muy distinta. De hecho, usted no tiene un problema de ego.

No te cuesta admitir que a veces no tienes la capacidad de ver el panorama completo, que hay cosas que escapan a tu comprensión.

Y lo que es más importante: no te cuesta decir que tus deseos no siempre son lo que realmente te conviene.

Así que confía en el amor y la sabiduría de Dios porque Él es todo lo que tú no eres.

Sabes que Él te ama más que nadie y que sabe lo que es mejor para ti, aunque no lo parezca en un momento dado.

mujer sosteniendo un libro con una hoja de arce y sentado en el banco en el parque durante el otoño

Crees en su capacidad de juicio y en su tiempo perfecto. Crees en el plan de Dios para todas sus criaturas, incluido tú.

Sabes que Dios siempre hace todo con una razón más profunda que a veces no puedes .

Sin embargo, después de un tiempo, siempre entiendes Su razonamiento.

¿Cuántas veces te has encontrado en una situación en la que has pasado noches en vela rezando por algo o por alguien?

Estabas convencido de que un trabajo, una oportunidad o una persona lo arreglarían todo en tu vida.

Pensaste que era exactamente lo que necesitabas para que todas las piezas del puzzle encajaran.

Que esa era la cosa o la persona que te haría feliz.

Sin embargo, a pesar de todas tus oraciones y deseos, Dios no te concedió tus deseos. De hecho, te alejó aún más de lo que pedías.

Si no tienes suficiente fe, pensarás que esto es injusto. Puede que incluso te enfades con Dios.

una mujer disgustada apoyada en un muro de madera en ruinas

Eres una buena persona, nunca haces nada perjudicial a los demás y crees en Dios y en el Señor Jesucristo.

Entonces, ¿cómo es que no merecías que se cumplieran tus deseos?

¿Por qué no puedes conseguir lo que pediste? ¿Dónde está la justicia aquí?

Te suena familiar, ¿verdad? Bueno, déjame decirte que todos hemos luchado con este tipo de preguntas.

Sin embargo, una vez que tu fe alcanza su punto álgido, comprendes que Dios no te dio lo que creías que querías porque te estaba protegiendo de ti mismo.

En realidad te estaba reservando para algo más grande.

Al cabo de un tiempo, comprendes que nunca podrás acercarte a su nivel de sabiduría. Es entonces cuando empiezas a confiar

Confía en Él más de lo que confías en ti mismo, porque Él te conoce mejor de lo que tú te conoces a ti mismo.

Relacionado: 10 consecuencias de casarse con un incrédulo (+5 consejos)

Aceptar su destino

mujer levantando las manos en el horizonte con cielo azul y nubes blancas

Un verdadero creyente sabe que no puede cambiar las circunstancias de la vida con sólo chasquear los dedos.

No puedes influir en cómo se comportan los demás ni en cómo te tratan.

Sin embargo, lo que sí puedes controlar es cómo reaccionas ante todo lo que la vida te depara.

Así que en lugar de intentar cambiar tu entorno, trabaja para alcanzar tu paz interior.

Básicamente, cuando tienes una fe inquebrantable, aceptas tu destino sin hacerte demasiadas preguntas porque sabes que Dios te lo envió por una razón.

Cada pequeña cosa que te sucedió, cada paso de tu camino, y cada persona que se cruzó en tu camino te fue enviada con algún propósito.

Sabiendo esto, no te enredas en cavilaciones innecesarias y no pierdes el tiempo luchando contra los molinos de viento.

No, esto no significa que los verdaderos creyentes no participen en su vida.

Eso no significa que no tengan ni idea o que no les preocupe nada.

la mujer cerró los ojos de pie cerca de la masa de agua

Sin embargo, realmente son mucho más tranquilos que los demás.

Duermen tranquilos porque saben que Dios acabará dándoles lo que necesitan.

No pierden su precioso tiempo en este mundo luchando contra algo que no pueden cambiar.

En cambio, abrazan su fe y sacan lo mejor de ella.

Cuando tienes una fe tan fuerte, sabes que algunas personas y cosas no están destinadas a suceder.

No buscas más explicaciones sobre por qué algunos acontecimientos tuvieron o no tuvieron lugar en tu vida.

No te obsesionas con los "y si..." ni con los "podría..." ni con los "debería...". No te centras en el potencial y nunca dudas de las decisiones de Dios.

En consecuencia, no vives tu vida en el pasado. Sabes que ha quedado atrás y que no hay nada que puedas hacer al respecto.

Para que no pases años intentando buscar cierre. No te devanas los sesos buscando una explicación.

En lugar de eso, aceptas pacíficamente lo que te depare la vida y canalizas tus esfuerzos para sacar lo mejor de ella.

Agradecido por todo

mujer abrazando almohada sentada en el suelo cerca de las grandes ventanas de cristal

La mejor característica de los verdaderos creyentes es que agradecen todo lo que reciben de Dios.

Sí, has oído bien: son incluso agradecido por las cosas que no les gustan.

Cuando un no creyente se enfrenta a una situación difícil, la ve como una maldición.

Ven cada pequeño inconveniente como el fin del mundo y como lo peor que les podría pasar.

Sin embargo, cuando tienes fe, ves las mismas cosas que un bendición. Incluso cuando te encuentras con algo negativo, sabes que es un regalo de Dios.

Entonces, ¿quién eres tú para cuestionar Sus decisiones?

De hecho, cada bache en el camino no es más que un peldaño hacia algo más grande. Cada problema te acerca un pie a la solución.

Los versículos de la Biblia dicen lo siguiente:

"Dad gracias en toda circunstancia, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús" (1 Tesalonicenses 5: 18).

"Por lo tanto, dejemos atrás la enseñanza elemental acerca del Cristo y prosigamos hacia la perfección, no poniendo siempre de nuevo un fundamento de arrepentimiento por una formalidad sin vida, de fe en Dios". (Hebreos 6:1 OEB)

"Cantad y haced música en vuestro corazón al Señor, dando siempre gracias a Dios Padre por todo, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo". (Efesios 5: 19-20).

mujer toca el piano sonriendo cerca de cortinas blancas

Tal vez perdiste tu trabajo o alguien que pensabas que era tu alma gemela se alejó de ti.

Quizá tus amigos te abandonaron o estás atravesando una crisis familiar.

Mientras que alguien que no tiene la fe instalada en su corazón verá todo esto como injusto o incluso como una excusa para dar la espalda a Dios, un verdadero creyente observa las cosas de otra manera.

Si tienes una fe inquebrantable, agradecerás cada uno de estos momentos difíciles.

Los verás como una prueba de tu fe y como un reto que te ha sido enviado para convertirte en la persona que siempre has querido ser.

Después de todo, Jesucristo utiliza los Nuevos Testamentos para declarar dificultades y tiempos dolorosos a la gente.

"Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús." (Filipenses 4:6-7)

"Porque Él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para ayudar a los que son tentados". (Hebreos 2:18)

Las decepciones son lecciones

mujer frente a la puesta de sol que brilla entre los árboles

Precisamente por eso, todos los que tienen una fe inquebrantable nunca ven las cosas malas y los momentos difíciles como decepciones.

En cambio, son lo suficientemente sabios como para observarlas como lecciones duras pero valiosas.

Si le dieras a la mayoría de la gente la oportunidad de borrar todos los errores de su pasado, la mayoría aceptaría la sugerencia sin pensárselo dos veces.

Sin embargo, aquellos cuya alma se alimenta de fe nunca correrían ese riesgo. ¿Por qué?

Bueno, son conscientes de que al borrar sus fechorías, también borrarían todas las lecciones esas experiencias les enseñaron.

Cuando entregas tu corazón a la persona equivocada, te enseñan muchas cosas sobre el amor.

Sí, probablemente pases por un desamor serio, pero después de eso, ya sabes lo que quieres y lo que no quieres de una relación.

Cuando pasas algún tiempo ejerciendo una profesión poco satisfactoria, sigues aprendiendo mucho sobre ese trabajo.

Te aporta una valiosa experiencia y te abre el camino hacia el trabajo que realmente deseas.

Cuando te traicionan tus mejores amigos, aprendes que no todo el mundo es digno de tu confianza.

mujer con un sombrero apoyado en la madera pensativo con un hombre en un lejano

Cuando te abandonan tus seres más cercanos, te das cuenta de que puedes salir adelante solo.

Tus puntos fuertes no existirían si no fuera por los momentos en los que fuiste débil.

Tu sonrisa no tendría la misma importancia si no fuera por todas esas lágrimas que lloraste.

No tendrías la capacidad de diferenciar entre lo correcto y lo personas equivocadas si nunca hubieras conocido a este último.

No sabrías cuánto puedes soportar si no hubieras tenido que llevar alguna pesada carga sobre tus hombros.

No te querrías como te quieres si toda esa gente no te hubiera odiado.

No te apreciarías y nunca te habrías dado cuenta de lo que vales si no te hubieran tratado irrespetuosamente.

Y lo que es más importante: no amarías a Dios ni tendrías una fe inquebrantable si tu vida no hubiera transcurrido exactamente como lo ha hecho hasta este momento.

Sólo quiero decirte que, por muy fuerte que sea tu fe, siempre puedes hacerlo mejor.

Siempre puedes respetar más la palabra de Dios y esforzarte más por merecer Su gloria eterna. Sólo cree en las promesas de Dios y nunca pierdas la fe.

5 formas inspiradoras de tener una fe inquebrantable